Preguntas frecuentes

Generalidades

El zika es provocado por un virus que se propaga mediante la picadura de ciertos tipos de mosquitos. Si una mujer embarazada se infecta de zika, le puede transmitir este virus a su hijo antes de nacer. La infección por zika durante el embarazo puede provocar en el bebé defectos de nacimiento y retrasos del desarrollo. El virus del Zika también se transmite mediante las relaciones sexuales y las transfusiones de sangre.

Aunque este virus puede causar síntomas leves, cerca del 80% de las personas infectadas no presentan ningún síntoma. Es poco común que se requiera la hospitalización a causa de la enfermedad, y los casos mortales son muy poco frecuentes. Aunque no es frecuente, el virus del Zika puede causar el síndrome de Guillain-Barré. Este trastorno consiste en que el sistema inmunitario de la persona afectada ataca a una parte de su sistema nervioso.

La principal forma de transmisión del virus del Zika es mediante las picaduras de mosquitos. Este virus también se transmite de una mujer embarazada al hijo antes de nacer, cuando la madre contrae la infección durante el embarazo. Además, una persona con zika puede transmitirle el virus a su pareja sexual. No se tiene ninguna noticia de que alguna mascota u otros animales transmitan el zika o hayan contraído la infección.

No todos los tipos de mosquitos transmiten el virus del Zika. Los mosquitos del género Aedes (el Aedes aegypti y posiblemente el Aedes albopictus) son los principales transmisores mediante sus picaduras. Estos mosquitos se encuentran en todo Texas y pueden estar activos en algunas partes del sur del estado, donde los inviernos son benignos. Típicamente, estos mosquitos depositan sus huevos en las paredes de recipientes con agua, como cubetas, vasijas, platos para mascotas, macetas y floreros. Viven tanto en lugares interiores como exteriores y su actividad es mayor durante el periodo entre el amanecer y el anochecer.

Una persona infectada por el virus del Zika, incluso aunque no presente la enfermedad, le puede transmitir el virus a los mosquitos que le piquen. Si un mosquito se alimenta de la sangre de una persona infectada al picarle, al cabo de 7 a 10 días les transmitirá a su vez el virus a otras personas cuando les pique.

Aunque se han registrado algunos casos de transmisión local en Texas, la mayoría de los casos de zika en el estado están relacionados con viajes. Estos casos relacionados con viajes corresponden a personas que se infectaron por picadura de mosquito mientras viajaban por zonas donde el zika se está transmitiendo en forma continua y luego fueron diagnosticadas después de que regresaron a casa.

Mucha gente infectada de zika cursa la enfermedad sin presentar síntomas o presentará síntomas leves que no duran más de una semana. Sin embargo, la infección por zika durante el embarazo puede causar un grave defecto de nacimiento conocido como microcefalia, así como otros más igualmente graves. Las investigaciones más recientes indican que el síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad poco común del sistema nervioso, está asociada al zika; sin embargo, solo una pequeña proporción de personas con infección reciente de zika contraerá el síndrome de Guillain-Barré.

Una vez que una persona contrae la infección por zika, es muy probable que quede ya inmunizada contra futuras infecciones. No existen pruebas de que una infección de zika ocurrida en el pasado represente un mayor riesgo de defectos de nacimiento en futuros embarazos.

Si bien muchas personas que tienen zika no presentan ningún síntoma, este virus puede causar fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones y conjuntivitis (enrojecimiento de los ojos), que pueden durar hasta siete días. Lea más información en nuestra página sobre los Síntomas.

Para diagnosticarlo, el médico le preguntará a usted si ha viajado recientemente y cuáles son sus síntomas, y le tomará muestras de sangre y orina para llevar a cabo pruebas de detección del virus del Zika u otros similares.

No. Hasta ahora, no existe vacuna ni tratamiento contra el virus del Zika.

Prevención

La mejor manera de protegerse es evitar la infección:

Si tiene zika, es importante que evite transmitir el virus a otras personas. Para ello, impida las picaduras de mosquitos y siga las Pautas de los CDC para la prevención de la transmisión sexual y los consejos que ofrecen para las Mujeres que planean quedar embarazadas y sus parejas sexuales.

Para conocer más detalles de cómo prevenir el zika, lea en nuestra página sobre la Prevención.

Use los repelentes de insectos registrados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Cuando se usan según las indicaciones del fabricante, se ha comprobado que estos repelentes —incluidos los que contienen DEET— son seguros y eficaces incluso para las mujeres embarazadas y las que están amamantando.

No debe aplicarse el repelente de insectos en las manos, los ojos o la boca de un niño, ni tampoco en ningún corte o irritación en la piel. En cambio, rocíe en las manos de usted el repelente de insectos registrado por la EPA y aplíquelo en las mejillas y frente del niño. En el caso de los bebés menores de dos meses, cubra con mosquiteros la cuna, la carriola y el portabebés.

Como un beneficio de Medicaid y otros programas estatales, Texas cubre ciertos repelentes de mosquitos para prevenir el zika. Para saber si reúne los requisitos para recibir este beneficio, o para obtener más información, vaya a la página del sitio web de Salud y Servicios Humanos de Texas: Como un beneficio estatal, se proporciona repelente de mosquitos.

Las zonas de riesgo de infección por el zika

No. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las mujeres embarazadas se abstengan de viajar a las zonas con riesgo de infección por el zika. Hable con su médico si usted vive en una zona con riesgo de zika y está embarazada o planea quedar embarazada.

Las personas que viven o realizan viajes en las zonas de transmisión del zika deben tomar medidas para impedir las picaduras de mosquitos y la transmisión del zika por vía sexual.

Las personas en Texas que viven a lo largo de la frontera con México, principalmente las mujeres embarazadas, deben tomar muchas precauciones para impedir que los mosquitos les piquen, así como para protegerse de la infección por el virus del Zika por la vía sexual.

Pruebas y tratamiento

El 2 de abril de 2018, el Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas (DSHS) actualizó sus pautas sobre las pruebas para las mujeres embarazadas:

  • Las mujeres embarazadas que vivan en los condados de Cameron, Hidalgo, Kinney, Maverick, Starr, Val Verde, Webb, Willacy y Zapata deben realizarse la prueba tres veces durante el embarazo (mediante la PCR [reacción en cadena de la polimerasa] solamente).
  • En otras partes del estado, las mujeres embarazadas que no presenten síntomas, pero que probablemente han estado expuestas al zika (por ejemplo, a causa de un viaje a una zona de riesgo), deben realizarse la prueba lo más pronto posible en un periodo de hasta 12 semanas después de haber estado expuestas.

Las pautas para el resto de la población continúan siendo las mismas:

  • Deben realizarse la prueba los residentes de alguno de los nueve condados de alto riesgo, y que presenten sarpullido y otro de los síntomas comunes del zika (fiebre, dolor de las articulaciones o conjuntivitis).
  • Las personas en otras partes del estado que presenten tres o más síntomas de zika deberán realizarse la prueba.
  • También debe realizarse la prueba cualquier persona (incluidas las mujeres no embarazadas) que haya presentado síntomas de zika dentro de un periodo de dos semanas después de haber viajado a una zona de transmisión continua o de haber tenido relaciones sexuales con alguien que haya viajado a esas zonas.

Consulte a su médico si tiene síntomas de zika y ha visitado recientemente una zona con riesgo de zika. Es probable que su médico pida que se le realicen pruebas para detectar el zika o virus similares como los del dengue y chikungunya.

No existe tratamiento ni vacuna contra el virus del Zika. Sin embargo, si se siente mal y piensa que podría haber estado expuesto al zika, acuda con su médico y trate los síntomas en forma adecuada. Para reponerse, descanse lo suficiente y beba líquidos en abundancia. Mientras esté enfermo, así como después de que su cuerpo se haya librado del virus, deberá seguir tomando las medidas preventivas contra el zika, como aplicarse repelente de insectos aprobado por la EPA y hacer lo necesario para impedir la transmisión sexual del virus.

El zika y el embarazo

Hasta ahora, no existen pruebas que demuestren que una mujer que se haya recuperado de una infección por zika (y ya haya eliminado el virus de su organismo) tenga complicaciones relacionadas con el zika en sus posteriores embarazos. Según los datos sobre infecciones similares, una vez que la persona ha tenido una infección por zika y ha eliminado el virus de su cuerpo, es probable que quede inmunizada contra infecciones posteriores.

Hable con su médico si está embarazada, o tiene planes de quedar embarazada, y piensa que usted o su pareja podrían haber estado expuestos al virus del Zika. Las embarazadas que viven en Texas, especialmente aquellas que viven a lo largo de la frontera con México, deben tomar precauciones especiales para evitar las picaduras de mosquitos y la transmisión del zika por la vía sexual.

Si bien en la leche materna se ha detectado la presencia del virus del Zika, no existen registros de ningún problema de salud ligado a la leche materna en los bebés alimentados por madres infectadas. La información más reciente sugiere que los beneficios de la lactancia materna superan a los posibles riesgos de transmisión del virus.

El zika en Texas

La temporada de mosquitos es muy larga en la mayor parte de Texas, y los mosquitos transmisores del zika están presentes en todo el estado. Además, gran parte de la población en Texas viaja a lugares donde el zika se está propagando. Esto aumenta el riesgo de que los mosquitos locales se conviertan en portadores del virus al picar a una persona y lo propaguen en nuestras comunidades.

Se ha informado de la propagación local del zika por mosquitos locales portadores del virus en el territorio continental de los Estados Unidos, incluidos algunos lugares a lo largo de la frontera con México. El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas (DSHS) insta a quienes viven en zonas a lo largo de la frontera con México a que permanezcan alertas ante el zika y sigan tomando medidas durante todo el año para evitar la reproducción de los mosquitos y sus picaduras.

Texas ha logrado avances muy significativos en su objetivo de minimizar el impacto de esta enfermedad en el estado. Si bien en Texas ha habido casos de transmisión local, los funcionarios de salud pública no prevén que ocurra una transmisión generalizada en una gran extensión geográfica. Sigue siendo posible, sin embargo, la aparición de grupos de casos en focos aislados. Esta valoración está basada en los patrones observados con el zika y el dengue, un virus similar que se transmite por los mismos mosquitos.

El Departamento Estatal de Servicios de Salud (DSHS) de Texas es la principal agencia estatal encargada de las labores de preparación coordinación y respuesta ante cualquier incidente médico o de salud pública relacionado con el virus del Zika. Para la preparación y la respuesta a una emergencia, el DSHS actúa dentro del contexto general del manejo de emergencias en Texas, y en coordinación con entidades locales, estatales y federales. Los departamentos de salud locales en todo Texas desempeñan también un papel crucial en la preparación y respuesta ante los efectos del zika en sus comunidades, un proceso que incluye las medidas de vigilancia y control de mosquitos.

El plan para la preparación y respuesta ante el virus del Zika describe las medidas que el DSHS podría adoptar a fin de responder ante el zika con la debida eficacia. Este plan se basa en un enfoque por etapas e incluye actividades de respuesta específicas para combatir la transmisión local.

Consulte nuestra página sobre la Respuesta ante el zika para conocer más detalles.

Profesionales de la salud

Hay dos categorías de pruebas para determinar si el paciente está infectado por el virus del Zika: las pruebas moleculares y las pruebas serológicas de detección de anticuerpos (para obtener más detalles, vea los Tipos de pruebas de los CDC para el virus del Zika). Las pruebas moleculares, comúnmente conocidas como pruebas de ácido nucleico (NAT) o de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), buscan el ARN del virus del Zika. El ARN de este virus puede detectarse en el suero y la orina al inicio del curso de la infección, y, en algunos casos de mujeres embarazadas, el ARN del virus del Zika puede detectarse en muestras tomadas muchas semanas después de la exposición inicial. Los anticuerpos IgM específicos del virus del Zika se desarrollan típicamente dentro de los primeros 3 a 5 días después de la infección, y los anticuerpos neutralizantes específicos del virus del Zika se desarrollan aproximadamente una semana después de la infección. En general, los anticuerpos IgM del zika se detectan durante al menos 12 semanas o, a veces, durante mucho más tiempo.

La PCR para el virus del Zika es más adecuada para personas sintomáticas con posible exposición al zika que hayan desarrollado síntomas de la enfermedad en la semana anterior, y para mujeres embarazadas asintomáticas con posible exposición al zika. La PCR para el virus del Zika se puede realizar en muestras de suero y orina pareadas, o en una muestra de suero sola.

Para personas con exposición al zika y síntomas de zika, se deben utilizar pruebas serológicas para detectar una respuesta de anticuerpos IgM a la infección por zika junto con la PCR, para así confirmar la posible infección por zika. Dada la posibilidad de que los anticuerpos IgM del zika permanezcan elevados durante más de 12 semanas, un resultado positivo de la prueba de IgM podría reflejar una infección previa de zika si la persona estuvo expuesta en el pasado. Los resultados positivos de una prueba de IgM del zika también pueden reflejar una reacción cruzada con virus relacionados, del grupo flavivirus, incluidos el virus del dengue o el virus del Nilo Occidental.

Los resultados positivos, ambiguos y no concluyentes de IgM del zika requieren pruebas de confirmación en un laboratorio de salud pública designado, por lo general de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Las pruebas confirmatorias incluyen la prueba de neutralización por reducción de placas (PRNT, por sus siglas en inglés), un método más específico para identificar con precisión a qué virus han respondido los anticuerpos del paciente. La PRNT refleja la respuesta total de anticuerpos neutralizantes a cada virus analizado y no refleja el momento de la infección. Los resultados de las pruebas IgM y PRNT se interpretan junto con la exposición y la sintomatología del paciente para determinar si podría tratarse de una infección reciente por zika.

Para presentar una muestra para las pruebas de zika en uno de los laboratorios de salud pública del Departamento de Servicios de Salud de Texas (DSHS), siga las instrucciones de recolección y envío de muestras, detalladas en el documento de orientación Criterios sobre las muestras para PCR y serología de chikungunya, dengue y zika. Todas las muestras sometidas para su análisis en los laboratorios de salud pública del DSHS requieren que se incluyan, junto con el envío, las solicitudes de las pruebas correspondientes y los formularios de información complementaria. El suero es generalmente un espécimen necesario para la prueba de zika, y pueden analizarse otros tipos de muestras junto con el suero, incluida la orina o el líquido cefalorraquídeo.

El DSHS recomienda realizar pruebas para grupos específicos con probable exposición al zika. Si no está seguro de si su paciente se ajusta a los criterios recomendados por el DSHS para la realización de pruebas, comuníquese con el departamento de salud local o la sede regional del DSHS para que le atiendan. Cabe recordar que las pruebas para el zika en laboratorios comerciales están ampliamente disponibles, si bien esas pruebas pueden requerir otros estudios de seguimiento en un laboratorio de salud pública para confirmar un resultado positivo preliminar.



Última actualización 23-07-2018